1 de diciembre de 2007

El mundo de los becarios, ¿la oportunidad europea?

Cuando llevas más de un año con el estatuto (y por tanto, ya convertido en apellido) de becario, te encasillas y lo haces tú mismo para ti mismo y gracias a ti mismo. Es para darse palmaditas en la espalda. ¡Cómo has trabajado tío! ¡Te lo has currado! Sí, he conseguido mis quintas prácticas con 25 años. Aún no he cobrado más de 500 euros mensuales pero espero ganar un poco más ya que la tendencia en mi Currículum Vitae así lo dice, de trabajar de gratis a ganar menos del sueldo medio español, viviendo en otro país, en donde ese sueldo medio no llega ni para pipas. ¿Es el destino del Universitario español? "Es culpa de las empresas explotadoras" dirían unos; "desde que el capitalismo se impuso en Europa, generamos desempleados y becarios" dirían otros. La realidad es que hemos creado una nueva generación de "esclavos", obedientes y conformistas. Gente joven con un respaldo familiar que le permite viajar, coger experiencia laboral e incluso aprender idiomas para poder "chinchar" a aquellos que no pueden permitírselo pero que han trabajado toda su vida para poder demostrar sus méritos, sus logros obtenidos del esfuerzo personal al que desde niños, al menos, se nos debería haber acostumbrado en las escuelas. Mucho más condescendiente la juventud de hoy está empeñada en seguir la corriente en lugar de denunciar a los explotadores y la situación creada. Miles de universitarios emigran buscando un reconocimiento que en España no tienen y en Europa se encuentran más de lo mismo. Más explotadores, más prácticas sin ver un duro y sin recibir ningún tipo de de formación, excepto el tradicional café servido por el becario: negro para el jefe, con azúcar para la secretaria y para ti, si tienes suerte quedará un poco al final de la jornada. Felicidades, España. Has cumplido 20 años en la Unión Europea. Pero no te duermas, aún queda mucho por hacer. Piensa en los jóvenes, puesto que serán ellos quien te mantenga el día de mañana.