26 de enero de 2014

5 años de Bloggingportal, 5 años de blogs sobre Europa, ¿y muchos años más?

http://www.bloggingportal.eu/
Los lectores de blogs sobre la Unión Europea están de enhorabuena ya que Bloggingportal, el agregador multilingüe de blogs sobre esta temática cumple cinco años y los cumple en buena forma
Miles de blogs y posts se recogen en este portal que mira ahora hacia la renovación. Unos cuantos editores con ganas de sacar este proyecto adelante proponen ideas, sobre todo el motivado Mathew Lowry, pero también buscan caras nuevas e ideas nuevas, porque hace cinco años los blogs estaban de moda pero ahora, ¿dónde se puede leer sobre la UE? ¿Siguen siendo los blogs el mejor medio para mostrar al ciudadano lo que la UE hace y también comentar lo que Europa dice? Estas y muchas otras cuestiones las debaten ahora los editores de Bloggingportal. Ya sabéis que si os interesa tomar parte en el debate, podéis poneros en contacto con Mathew o a través del mismo portal.
En todo caso, ¡felicidades Bloggingportal!

12 de diciembre de 2013

Todos los trabajadores tienen los mismos derechos, independientemente de su orientación sexual y de si están casados o en pareja

Mientras que en países como India se da marcha atrás y se aprueban leyes que son más propias de tiempos absolutistas, está claro que en la Unión Europea se camina hacia otro horizonte, incluso cuando en países como Francia los derechos – que no privilegios – se llevan a los tribunales.
La sentencia publicada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el asunto C-267/12 se resume como sigue, según un comunicado de prensa del propio tribunal:
“Un trabajador que celebra un pacto civil de convivencia (PACS) con una pareja del mismo sexo tiene derecho a obtener las mismas ventajas que las que se conceden a sus compañeros de trabajo con ocasión del matrimonio, cuando las parejas homosexuales no puedan legalmente contraer matrimonio. La negativa a conceder esas ventajas a dicho trabajador constituye una discriminación directa por motivo de orientación sexual”.
Esta sentencia es una “remisión prejudicial”. Esto significa que si un tribunal de un Estado miembro o varios, tienen una duda que puede además tener que ver con alguna ley europea, pueden preguntar al Tribunal de Justicia Europeo como deben actuar según el Derecho de la Unión o sobre una ley de la Unión. No resuelve el propio litigio pero ofrece una guía que el tribunal nacional tiene que seguir. Lo mejor de todo es que sus sentencias vinculan a los demás tribunales nacionales que conozcan de un problema similar en toda la UE.
En este caso la pregunta es simple. En un país en el que se haya aprobado como ley el matrimonio entre parejas del mismo sexo, pero que exista la unión de hecho o pacto también entre las parejas del mismo sexo, ¿estas parejas siguen teniendo los mismos derechos que si estuvieran casadas?. Por lo visto, según algunos convenios laborales, no. Si uno se casa, según convenio, puede disfrutar de días de vacaciones pagadas y hasta de una paga extraordinaria. Pero no para las parejas de hecho. Ahora, el tribunal de justicia dice que esto una discriminación por motivo de orientación sexual.
Nosotros nos preguntamos qué es lo que ocurre entre las parejas de hecho de diferente sexo. Según este convenio, también sufren la discriminación simplemente por no estar casadas. Sin embargo, no pueden recurrir ante el tribunal por discriminación por motivo de orientación sexual. Respecto a este problema, el tribunal dice en su sentencia:
“El Tribunal de Justicia observa que, al igual que las personas casadas, las personas que celebran un PACS se comprometen, dentro de un marco jurídico bien delimitado, a vivir juntas y a prestarse mutuamente ayuda material y asistencia.”
Esto quiere decir que si alguien tiene este problema estaría discriminada pero no por motivo de orientación sexual.
Una pregunta para nuestros lectores. En el caso español, ¿se produce esta discriminación? ¿Reciben las parejas de hecho el mismo trato que los matrimonios? La pregunta es tanto para las parejas y matrimonios del mismo sexo como para las que no lo son.
En todo caso, y gracias a esta sentencia, a partir de ahora los tribunales españoles tienen que seguir esta línea. No todos somos iguales pero tenemos y disfrutamos de los mismos derechos.

2 de diciembre de 2013

Elecciones al Parlamento Europeo: 751 eurodiputados a elegir

Desde hace un par de meses, estamos escuchando hablar de las próximas elecciones europeas o al Parlamento Europeo que se celebrarán en mayo de 2014. Pero muchos desconocen aún porque son tan importantes estas elecciones y su voto. Sobre todo desde que el Tratado de Lisboa concediera más poderes al Parlamento Europeo. Por eso y porque una imagen (con pocas palabras) vale más que mil palabras nos ha gustado mucho esta infografía del Parlamento Europeo que explica lo básico.

http://www.europarl.europa.eu/news/es/news-room/content/20131128IFG28300/html/El-ABC-de-las-instituciones-de-la-UE

Si queréis profundizar en este tema o simplemente tener claro qué se vota, esta guía publicado por otro eurobloguero, Dídac Gutiérrez en Diario.es os servirá de mucha ayuda.

http://www.eldiario.es/agendapublica/proyecto-europeo/Votar-europeas_0_189681253.html

28 de noviembre de 2013

Fomentando el multilingüismo desde el cole

24 idiomas oficiales y una sola Unión Europea. No podría funcionar sin los traductores que realizan una labor complicada, como ya os hemos contado alguna vez.
Para no estar “lost in translation” la Comisión Europea organiza un concurso entre chavales de institutos de toda la UE para que aprendan la importancia de conocer otros idiomas y por tanto, apreciar otras culturas. Si de paso descubren una vocación para la traducción pues mejor que mejor. Los chavales que participan en el concurso “Juvenes Translatores” se encuentran ahora mismo compitiendo tal y cómo nos anunciaba la Representación de la Comisión Europea en España en su página de Facebook
Nosotros también deseamos mucha suerte a los coles e institutos que participan en esta prueba. ¡Ánimo chavales!

26 de noviembre de 2013

¿Sabe usted quien es el presidente del Consejo Europeo?

Si es fiel seguidor de la Oreja de Europa, puede que a estas alturas ya conozca que Herman Van Rompuy es el presidente del Consejo Europeo. Si no es así o no tiene un especial interés por los asuntos de índole europea, no solo no lo sabrá sino que ni siquiera tendrá un interés en aprenderlo.
http://www.european-council.europa.eu/the-president/biography?lang=es
Herman Van Rompuy

Según una encuesta encargada por el periódico Financial Times, y de la que hemos tenido noticia gracias al Twitter de Mathiew Lowry, la mayoría de ciudadanos de más de 18 años de los cinco países con mayor población en la Unión Europea, es decir, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y España, no tienen ni idea de quienes son los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo. En España, solo el 16% de los encuestados sabían que Herman Van Rompuy es el actual presidente del Consejo Europeo, aunque la palma se la llevan los británicos. Tan solo un 4% sabía quién es Van Rompuy. Sobre José Manuel Barroso como presidente de la Comisión Europea, esto lo sabía un 38% de los españoles encuestados, un porcentaje mayor que entre alemanes o franceses.
La encuesta que se llevó a cabo el pasado mes de octubre revelaba también que, de cara a las elecciones europeas que tendrán lugar en 2014, hay un aumento del euroescepticismo. Sin embargo, entre los españoles no parece que se muestre esta tendencia tanto como en otros países. Uno de los resultados más curiosos de esta encuesta es que dos tercios de los adultos británicos (un 66%), más de la mitad de los españoles (el 56%) y la mitad de los alemanes (51%) encuestados, consideran que tendrían una visión más positiva de la UE si tuviera menos poder que el que tiene en la actualidad, mientras que más de la mitad de los italianos (un 56%) y de los franceses (57%) dice lo contrario. Asimismo, en lo que respecta al pleno derecho a trabajar en cualquier otro Estado miembro de la UE a partir de enero de 2014 para rumanos y búlgaros, tres de cada cinco españoles (61%) y de italianos (63%) lo aprueba, mientras que el 64% de los británicos, el 63% de los franceses y el 58% de los alemanes lo desaprueba.
Aún hay tiempo para que los ciudadanos europeos nos informemos antes de votar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo previstas para mayo de 2014. Necesitamos un mínimo conocimiento sobre la UE para votar porque si no votamos o lo hacemos con desconocimiento, otros decidirán por nosotros. Un voto informado vale más mucho más de lo que nos podemos imaginar. En las próximas elecciones nos jugamos mucho y ni siquiera parece que seamos conscientes de esto.

22 de noviembre de 2013

Nuevo vídeo de la Comisión Europea, derechos, ciudadanos, elecciones... ¡qué jaleo!

El vídeo de la Comisión Europea que mostramos a continuación parece que está realizado en conjunto con el Parlamento Europeo para animar a los ciudadanos a votar en las elecciones europeas de 2014. Solo lo parece porque el título del vídeo "The EU Rights Machine" no ejemplifica para nada nuestra interpretación, sino que tiene más que ver con los derechos de los ciudadanos europeos...
Quizás se ha querido decir mucho en poco tiempo (un minuto) y el mensaje se ha dispersado; no ha conseguido por tanto su objetivo. ¿Qué pensáis vosotros?


21 de noviembre de 2013

Los Parlamentos nacionales y el control de las propuestas de ley europeas: no es oro todo lo que reluce

Este post es el resumen de las conclusiones del Trabajo de Fin de Máster realizado por la autora de La Oreja de Europa. Para obtener una copia, podéis enviarnos un email y por supuesto, se puede reutilizar citando a este blog y su autora.
Tradicionalmente se ha considerado a los Parlamentos nacionales (las Cortes en España, esto es el Congreso de los Diputados y el Senado) como las víctimas del proceso de integración europea. Esta afirmación podría ser cierta si tenemos en cuenta la poca relevancia de nuestros parlamentos en asuntos europeos a lo largo de la historia de integración pero hoy en día, hay cierta contradicción en el Tratado de Lisboa (que entra en vigor en diciembre de 2009) que otorga un papel de decisión más importante al Parlamento Europeo, ciertamente para contrarrestar el poder del Consejo (los gobiernos), pero al mismo tiempo, quizás por ese sentimiento de culpabilidad histórica, se incluye un mecanismo de control de subsidiaridad para dotar a los Parlamentos nacionales de un poder de control sobre las propuestas de proyectos legislativos provenientes de la Unión Europea. 
http://www.europarl.europa.eu/webnp/cms/lang/en/pid/18
Parlamento Europeo - Relaciones con los Parlamentos Nacionales
En 2006, bajo iniciativa del Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, comienza un diálogo político con los Parlamentos nacionales. Los dictámenes enviados desde el comienzo del diálogo político a la Comisión Europea han sido numerosos si bien no queda claro que realmente la Comisión tome nota en sus propuestas y sobre todo, que el Consejo y el Parlamento Europeo tomen nota de estos comentarios a las propuestas a la hora de tomar su decisión sobre las mismas. Nada les obliga. Este diálogo se realiza de forma voluntaria pero ¿beneficia de algún modo a las partes implicadas?. Los ciudadanos que al fin y al cabo están representados por sus diputados nacionales y europeos, no tienen un conocimiento de este diálogo puesto que no se le concede tanta publicidad cómo a otras iniciativas por parte de los organismos supranacionales. Tampoco por parte de los mismos Parlamentos nacionales se realiza una promoción, en ocasiones por su propio sistema constitucional y/o legislativo en el que carecen de un poder en la toma de decisiones en asuntos europeos y por otra parte, por el poder que tienen los gobiernos tanto a nivel nacional como supranacional. Así, la mayor o menor eficacia de las nuevas previsiones establecidas a nivel europeo a través del Tratado de Lisboa dependerá de cada Estado, de su organización y prácticas constitucionales. Tenemos países en los que sus Parlamentos  han establecido mecanismos ambiciosos de control, como Dinamarca e Inglaterra; otros que solo han realizado cambios meramente formales; y todos han optado por la creación de comisiones parlamentarias para el seguimiento de los asuntos europeos (en España se trata de una Comisión mixta para asuntos europeos), cuyo funcionamiento también depende de la organización y cultura parlamentaria de cada Estado. Pero también juega la falta de voluntad política en algunos parlamentos para ejercer un control de la actuación de sus gobiernos en los asuntos europeos
Otro punto a tener en cuenta es la diferencia en los diferentes sistemas y ordenamientos legislativos de los Estados miembros del papel de las regiones. Un ejemplo es el estado español, que con el Estado de las autonomías, las regiones obtienen un papel destacado por su atribución de competencias. No obstante, no queda claro cómo organizar este papel dentro del control de los gobiernos en los asuntos europeos puesto que los Parlamentos regionales controlan a los gobiernos regionales que no tienen un poder de decisión al mismo nivel que los gobiernos nacionales. De hecho, su representación más clara está en el Comité de las Regiones, institución europea que solo emite dictámenes no vinculantes. Parece además sorprendente que sea esta institución la que trate de organizar de alguna manera a las regiones para el control de la subsidiaridad y no sean ellas mismas las que promuevan su participación. El principio de subsidiaridad es la determinación del nivel de intervención más pertinente en los ámbitos de las competencias compartidas entre la UE y los Estados miembros, y este puede ser a escala europea, nacional o local. Las regiones tienen un papel destacado que pueden no estar aprovechando por diversos motivos, ya sea falta de voluntad política u por organización e incluso técnica, no teniendo los suficientes recursos para participar en el mecanismo de control de la subsidiaridad. Tampoco queda clara su cooperación con los Parlamentos nacionales y sin embargo, sin la cooperación parlamentaria, especialmente entre parlamentos nacionales, no sería posible de ninguna manera llevar adelante el mecanismo de control de subsidiaridad. El mecanismo ofrece una primera oportunidad de organizarse “cooperando” para lograr acabar con el déficit democrático del que tanto se ve acusado el proceso de integración europea. La COSAC o Conferencia de los Órganos Especializados en los Asuntos Comunitarios y Europeos de los Parlamentos de la UE y la Conferencia de Presidentes de los Parlamentos nacionales (EU Speakers) han sido claros motivadores de esta cooperación y por supuesto, referencia como interlocutores ante las instituciones europeas. Es curioso que ambas conferencias tengan como miembro al Parlamento Europeo. No deja de ser una de las instituciones europeas que pueden realizar iniciativas que, como especifica el Tratado de Lisboa (Protocolo II, Artículo 3), pueden ser enviadas para el control de la subsidiaridad a los Parlamentos nacionales. Aunque el Parlamento Europeo no ejerce ese control sobre sus propias iniciativas, sí que participa en la cooperación parlamentaria y por tanto, se convierte por decirlo de alguna manera en vigilante desde los organismos supranacionales europeos hacia el trabajo común de los Parlamentos nacionales. Asimismo, hay que tener en cuenta en la cooperación parlamentaria los avances técnicos que se producen continuamente. Los Parlamentos utilizan IPEX, una plataforma para el intercambio de documentos y que tiene en cuenta la fecha límite para ejercer el control en cada propuesta. Por otro lado, si las instituciones europeas y los organismos nacionales adaptarán sus sistemas a formatos abiertos para fomentar la reutilización de la información, la cooperación parlamentaria se agilizaría para el intercambio de la información y también, los ciudadanos podrían disfrutar de esta información y realizando un control más importante de las decisiones (y pre-decisiones) europeas.
Las instituciones europeas parecen sin embargo, arrepentirse y estar dispuestas a dar marcha atrás en estos avances cómo se demuestra en las previsiones recogidas en la “hoja de ruta para alcanzar una auténtica unión económica y monetaria” exponiendo que quizás para los asuntos europeos sea el Parlamento europeo quién deba ejercer ese control sobre el Consejo y que en la rendición de cuentas el papel de los Parlamentos nacionales se limite únicamente a la esfera nacional. Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa hasta la publicación de la “hoja de ruta” pasan tres años. En estos tres años, la cooperación parlamentaria ha conseguido que la Comisión Europea no solo revisara una propuesta sino que incluso la retirara (proceso conocido como “tarjeta amarilla (y naranja), mecanismo de alerta temprana o de control de la subsidiaridad”). El conocido como “Reglamento Monti II” es propuesto por la Comisión Europea en marzo de 2012. En septiembre de 2012, la propuesta es retirada por no cumplir con los supuestos del principio de subsidiaridad después de que un tercio de los Parlamentos nacionales emitieran dictámenes motivados al respecto (por cierto, que no hay ni una sola noticia en español sobre este asunto, que consistía en la propuesta de un reglamento a nivel europeo para limitar el derecho a la huelga. Las Cortes no se manifestaron en contra de esta propuesta). Este control previo demuestra que la cooperación puede llegar a ser útil incluso a la hora de ahorrar recursos puesto que esta propuesta que, si no cumplía los requisitos mínimos para convertirse en ley a nivel europeo, llegara tanto al Consejo como al Parlamento Europeo tendría que haber sido rechazada pero siendo analizada, revisada y trabajada.
En conclusión podemos decir que la posibilidad de la participación de los Parlamentos nacionales en el control de los asuntos europeos para acabar con el déficit democrático es algo que beneficia a los ciudadanos pero quizás los mecanismos no sean los adecuados, a falta de una evaluación más profunda. En nuestra opinión, también se debe informar y comunicar a los ciudadanos esta posibilidad para que ellos mismos sean los que pidan que se ejerza y por tanto, la voluntad política, tanto de instituciones europeas como de organismos nacionales, sea una realidad.

18 de noviembre de 2013

That´s rubbish!

Seguro que muchos españoles se han sentido atraídos por el morbo de este titular. ¿Qué puede ser para La Oreja de Europa tan despreciable como para decir que es basura? En realidad, nada. Simplemente, quería ejemplificar lo que puede generar un titular de tal calibre: expectación. Esto es lo que buscaba el Portavoz de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud de la ComisiónEuropea, el británico Dennis Abbott cuando se dirigió a un periodista para comentar lo que se deducía del comunicado de prensa publicado por el Ministerio español de Educación sobre el próximo programa “Erasmus +”, es decir, sobre el supuesto recorte en el presupuesto que generaría que menos españoles disfrutaran de las becas Erasmus. Pero no solo consiguió expectación… Con su rotunda “That´s rubbish!” los periodistas españoles vieron un titular fácil. “Eso es basura”, tradujeron la mayoría y el portavoz no solo consiguió el objetivo perseguido sino que además se pudo comprobar que el ministro de Educación, Ignacio Wert, se mostraba incrédulo ante tal afirmación realizada por el portavoz. Por supuesto, lo escuchaba de boca de los periodistas españoles que ya le daban la afirmación traducida.
Más tarde, durante el día, Mr Abbott no rectifica sino que, a través de Twitter,ofrece un nuevo significado a la palabra “rubbish” que al parecer, nadie se había molestado en comprobar, esto es “sinsentido”. Por tanto, lo que pretendía decir el portavoz de la Comisión Europea era que el comunicado del Ministerio no tenía sentido, pero no que fuera “una mierda”, perdonen mi lenguaje.

Una vez más podemos pensar que la culpa de todo este embrollo no solo la tienen los políticos que no comprueban lo que dicen antes de criticar lo que viene de las instituciones europeas, en este caso el programa Erasmus +. También podemos atribuir el fallo al bajo nivel de inglés de muchos periodistas españoles que realizaron un traducción no acertada. Pero aquí expongo una teoría más. Quizás también un poquito de culpa de tal embrollo y pérdida de tiempo por una sola palabra (en lugar de centrarnos en lo importante del asunto, en mi opinión, los criterios que cada país fija para otorgar las becas Erasmus), la tiene la Comisión Europea. El hecho de que cada vez más se generalice el inglés como su lengua interna casi única de trabajo no significa que los casi 500 millones de europeos tengan un inglés británico perfecto. Una vez más, la Comisión Europea no comprende que el inglés que tiene que utilizar es un inglés europeizado y que lo que tiene que hacer es comunicados comprensibles, evitando este tipo de confusiones y explicando qué es cada cosa de la que habla. Moderar el lenguaje, en el sentido de hacerlo comprensible para conseguir una Europa más cercana al ciudadano.

9 de mayo de 2013

Schengen, el Día de Europa y un sueño que sigue siendo un sueño

Hoy celebramos el 63º aniversario de la Declaración Schuman. 63 años han pasado ya desde el día en que el Robert Schuman, Ministro de Asuntos Exteriores francés en aquella época pronunció su famoso discurso y que supuso un nuevo comienzo para una Europa que había quedado muy dañada en muchos aspectos después de la II Guerra Mundial. 
Desde entonces los avances hacia la integración europea, esto es, hacia una verdadera Unión Europea han tenido sus bloqueos pero también sus impulsores. Schengen se puede considerar como un gran impulsor de la integración europea aunque solo a medias. El Acuerdo Schengen, que supuso la creación en 1985 del Espacio Schengen, "suprimiendo los controles en las fronteras interiores entre los Estados signatarios y crear una única frontera exterior donde se efectúan los controles de entrada en el espacio Schengen con arreglo a procedimientos idénticos" y que se firmó en la ciudad de Schengen en Luxemburgo, proponía realizar en práctica uno de los derechos fundamentales de la ciudadanía europea, la libre circulación de personas: se acabaron las aduanas. Sin embargo, la firma de este acuerdo no se hizo entre los países que formaban la UE (Reino Unido e Irlanda no forman parte de dicho Espacio) ni tampoco se adhieren de forma automática al mismo nuevos países de la UE (Bulgaria y Rumanía son Estados miembros de la UE, han pedido su adhesión al Espacio Schengen y ahí siguen, esperando y seguirán si continúa la actual crisis económica que sobrevuela el continente). Además, países no miembros de la UE sí que lo son del Espacio Schengen: Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein. 
Pero además en la práctica los controles “casi aduaneros” siguen en marcha. Jon Worth, un euroblogger que viaja bastante por el continente europeo y que lo hace en tren por cuestiones medioambientales, no dejaba de contarnos en las redes sociales sus problemas como ciudadano del Reino Unido (y cualquier ciudadano de un Estado miembro) cruzando Europa. Daba igual el país que un policía, recién pasada una frontera, se presentaba en el tren pidiendo pasaportes a los viajeros. En su caso, los ciudadanos británicos no tienen carnet de identidad como los españoles por lo que aunque hubiera libertad de circulación, tenía que llevar consigo el pasaporte. Hasta que llego un momento en el que decidió quejarse a la Comisión Europea (guardiana de los Tratados Europeos que son los que dan forma a las leyes europeas) y la Comisión le respondía que aunque no haya controles esto no significa que la policía de cada Estado miembro decida pedir el pasaporte y hacer sus propios controles. Parece contradictorio, ¿no es así? Así que Jon fue recogiendo todos los casos en los que se encontraba un “control” dentro del Espacio Schengen y ahora ha construido una web en la que pide nuestra y vuestra colaboración para informar de todos los casos posibles y mostrar que el Espacio Schengen, bueno, existe a medias.

Por lo que parece que el sueño europeo de Robert Schuman, sigue a medias… incluso 63 años después. ¡Feliz Día de Europa!

24 de abril de 2013

A Van Rompuy le sorprende que los líderes europeos se tuteen en las reuniones del Consejo

Esta mañana nos hemos encontrado con un vídeo que ha publicado el Consejo de la Unión Europea en su cuenta de Twitter. En el vídeo de aproximadamente 10 minutos, los presidentes de las instituciones europeas explican en qué consiste el trabajo de cada institución y su rol como presidentes de las mismas.  
Del vídeo, nos quedamos con varios detalles cuestionables, como la naturalidad del Presidente del Consejo de la UE, Herman Van Rompuy, a la hora de explicar que "hay que trabajar mucho en las negociaciones para llegar a la unanimidad". Antes de ser elegido presidente fue al Consejo, explica también Van Rompuy, como primer ministro de Bélgica y en aquella primera experiencia en esta institución lo que le sorprendió era que los líderes europeos se tutearan. Si se reúnen como mínimo cuatro veces al año, y tienen que llegar a acuerdos por unanimidad y además, resulta que es una institución bastante opaca puesto que toma sus decisiones a puerta cerrada, ¿por qué no van a tutearse? No hay cámaras que les graben ni ciudadanos que les juzguen. No decimos que pierdan las formas y hagan una fiesta en lugar de mantener reuniones de trabajo, pero sí que suponemos que los protocolos y formalismos se pueden quedar en la puerta junto con los ciudadanos y con la prensa.


Otra de las cosas que nos han llamado la atención de este vídeo es la poca audiencia que ha tenido. Hasta la fecha de publicación de este post había sido reproducido tan solo 673 veces. De casi 500 millones de habitantes que tiene la UE, este cifra no supone ni la ínfima parte de la mínima parte de la población. ¿Falla el contenido del vídeo? ¿Falla la promoción del vídeo? ¿O es que los ciudadanos europeos no tenemos ningún interés en los asuntos europeos? Bueno, quizás un poco de todo...