15 de enero de 2008

Las aventuras ‘burocráticas’ de un español en Bruselas

Vivir en Bruselas tiene sus ventajas y sus inconvenientes cuando eres español. Ventajas: la comunidad española es muy amplia, te sientes como en casa. Además, Bruselas es una ciudad relativamente pequeña y es fácil moverse por ella. También la gente suele ser bastante amable y no tienes por qué tener problemas. Excepto cuando llegan los inconvenientes. Por muy bien que uno esté en Bélgica, siempre serás un español en el extranjero. Eso significa que si los trámites burocráticos que uno tiene que seguir en España, en ocasiones nos hacen perder la paciencia, en Bruselas o te hartas de la misma o lo tienes crudo.

Lo primero que uno tiene que saber es que siempre y reitero siempre que se viaje a otro país europeo, hay que hacerse la tarjeta sanitaria europea. Dicha tarjeta tiene un año de validez y sirve para poder tener acceso a la asistencia sanitaria. Como en cada país, la seguridad social funciona de una manera, la asistencia también será diferente. Por ejemplo, en Bélgica primero pagas al médico y luego te pregunta, bueno, y a usted ¿qué le ocurre? Después hay que pedir que te devuelvan el dinero gastado pero sólo te devolverán un 75% y es mejor hacerlo en el país donde has tenido el problema que en España, siempre irá más rápido.

En segundo lugar, hay que conocer dónde se encuentra el Consulado español para todo tipo de trámites. En unos meses, se celebrarán elecciones en España, por lo que si se quiere votar, hay que estar inscrito en el censo de residentes en el extranjero. Se tiene que inscribir con bastantes meses de antelación y aún así, no te pueden decir si vas a poder votar o no. Yo espero que sí, ¡ya que lo he hecho con 5 meses de antelación! Ahora bien, si el día de las elecciones uno está fuera de España, olvídate de votar. No se puede hacer por correo salvo que se esté inscrito en el censo del consulado de turno.

Por otro lado, algo tan normal como ‘compulsar’ un título o el DNI o qué se yo, se convierte en ¿tengo dinero suelto para poder pagarlo? Resulta que en Bruselas compulsar cuesta 5,50 euros. Así que si se tiene que hacer varias veces, hasta ¡hay que ahorrar! Renovar pasaporte, DNI, etc., es otro trámite del que no tenemos escapatoria si queremos viajar o simplemente estar identificados para cualquier otro trámite. Coger número y esperar y esperar. En el consulado recomiendan acudir a las 8 y media de la mañana pero aún así hay que esperar y esperar... Aunque este problema también ocurre en España por lo que del papeleo no se salva nadie y lo único que podemos hacer es armarnos de paciencia.

En fin, siempre quedarán dudas y surgirán nuevos problemas, digo aventuras, pero de la experiencia se aprende. Un consejo, antes de viajar hay que informarse bien para que no nos pillen desprevenidos. ¡Mucha suerte con la burocracia!

2 comentarios:

mery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Antonio Corbalán dijo...

Hola Macarena!!

Me preguntaba donde hay que compulsar el DNI en Bruselas!

Muchas gracias y un cordial saludo!