20 de noviembre de 2008

La tarjeta azul, ¿una selección sin discriminación?

La Unión Europea está ansiosa por atraer a inmigrantes de terceros países pero solamente aquellos que sean 'altamente cualificados'. El resto seguirá siendo 'inmigrante ilegal', al menos hasta que consiga ser 'legal'.

Para realizar esta 'selección', la Eurocámara ha dado luz verde a la nueva 'tarjeta azul', que permitirá evitar varios obstáculos administrativos para la movilidad de los trabajadores altamente cualificados que procedan de otros países.

Las condiciones específicas que deben reunir las personas interesadas en acogerse a esta medida, se encuentran en el siguiente vídeo de ABC Digital de Paraguay.




Una de las razones de la puesta en marcha de este nuevo mecanismo es atraer al inmigrante altamente cualificado para que trabaje en la UE antes que en los Estados Unidos, Canadá o Australia, países que actualmente acogen un 50% más de 'cerebros' que la UE.

Precisamente, una de las críticas que conlleva esta nueva tarjeta es la posibilidad de 'robar' a trabajadores cualificados de países menos desarrollados especialmente en sectores como la sanidad y la educación, lo que conllevaría a agravar aún más la situación en estos países.

La nueva tarjeta tendrá una validez de tres años y se podrá renovar dos años más. Además, una vez terminado este periodo el titular podrá trabajar durante el mismo periodo de tiempo en otro país de la UE desarrollando un trabajo cualificado.

6 comentarios:

emilio dijo...

La UE debería ocuparse más en ese aspecto que señalas: la fuga de cerebros a EEUU: todo el día hablando de la importancia de la investigación, etc: ¿con jornales de 900 euros?
Ahora, lo que pretenderán será traer investigadores de otros países a 300 €...

Macarena Rodríguez dijo...

No lo había considerado desde el punto de vista del salario pero es cierto. Aunque creo que solo se puede aplicar a los países mediterráneos. Los que hacen investigación en Bélgica tienen una remuneración por lo menos adecuada...

Ralph dijo...

la política migratoria europea se ha vuelto regresiva respecto a los derechos de las personas. La adopción de la tarjeta azul deja en evidencia las causas económicas de esta nueva orientación. Quita personas calificadas a sociedades que invierten sus escasos recursos para formarlos y los aprovecha a menor costo. Tal fuga de capital social tendrá consecuencias nefastas en las posibilidades reales de desarrollo de los países de origen y es contradictora con las intenciones expresadas por Europa en su políticas de cooperación. Por su parte la migración irregular, que seguirá existiendo, verá precarizada su situación y por lo tanto aceptará trabajar por menos salario, ya que volver a sus países de origen significa peores condiciones. En esa lógica, el siguiente paso será ajustar a la baja los salarios de los nacionales europeos, que con la escusa de ganar competitividad, y la realidad objetiva de tener migrantes que trabajan por menos salario, deberán afrontar grandes presiones. En definitiva cuando hay un retroceso en los derechos de alguien, siempre termina afectándonos a todos.

Macarena Rodríguez dijo...

Me ha gustado mucho tu comentario, Ralph. ¿Tú crees que ese análisis tan bueno y tan lógico por otro lado, no lo han hecho ya los políticos europeos? Hay algo que falla, eso está claro.

Ralph dijo...

Efectivamente creo que es así, pero no me parece que sea una falla. En política, en general, mas que errores hay intenciones, para lograr determinados resultados. Ese análisis me parece que es una parte importante del origen de la nueva política migratoria. Me ha gustado mucho tu blog y creo que es un aporte bien importante a la discusión política, y por supuesto que me has convencido de votar por Segovia, la ciudad mas linda de España. salut

emilio dijo...

En Bélgica tendrán una remuneración adecuada, pero en España...
Y no hablo de oídas. Además, la Universidad española está entre las peores de la OCDE según un informe publicado el otro día.
Pero el tema de la Universidad, aunque está relacionado con la investigación, será mejor dejarlo para otro día.