28 de abril de 2009

Albania quiere entrar en la UE



El 28 de abril de 2009, será una de las fechas que figuren a partir de ahora en los libros de historia albaneses. Hoy, el presidente de Albania, el segundo país más pobre de Europa, ha sometido su candidatura a la UE representada por la presidencia de turno, la República Checa. El presidente de este país, Mirek Topolanek ha declarado al respecto que "Albania tiene un camino largo y duro por recorrer". Uno de los motivos es que se trata de uno de los países en donde la sombra del pasado comunista ha sido más alargada y sus instituciones no han sido plenamente democráticas hasta hace más bien poco. En un informe publicado el pasado noviembre por la Comisión Europea, se recomendaba a este país "progresar en materia de consolidación de la administración publica y del sistema judiciario así como en la lucha contra la corrupción".

El momento elegido por Sali Berisha, presidente albanés, para introducir la candidatura se debe a la entrada en vigor del Pacto de Estabilidad y Asociación que fue aprobado en 2006 pero sin vigor hasta principios de este mes de abril. Esto no significa que Albania sea candidata 'de facto' sino que la Comisión Europea, representando a la UE, tiene que valorar si puede llegar a convertirse en país candidato. Para conseguir formar parte de la Unión, los candidatos tienen que cumplir tres requisitos, conocidos comúnmente por los 'Criterios de Copenhague':

1. Sus instituciones tienen que ser 'estables' y 'garantizar la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y el respeto y la protección de las minorías';
2. una economía de mercado viable
3. tener una administración pública capaz de aplicar y administrar, en la práctica, las leyes de la UE.

Sin embargo, Albania tiene que llegar a ser candidato. En estos momentos, hay tres países candidatos: Turquía, Macedonia y Croacia. Suponemos que las declaraciones realizadas por el primer ministro checo, Topolanek respecto al "largo camino por recorrer" se refieren a los meses que toma el estudiar las candidaturas. Para Croacia fueron 14 meses y en el caso de Macedonia, 18. Otros países que son considerados por la Comisión Europea como 'candidatos potenciales' son: Bosnia Herzegovina, Montenegro, Serbia y Kosovo, todos países balcánicos.

Albania está por otro lado, intrínsicamente ligada al futuro de Kosovo, independizado unilateralmente de Serbia pero que cuenta con el apoyo expreso de la Unión Europea. Algunos de sus Estados miembros, como es caso español, no aceptan esta independencia. Muchos de los habitantes de este nuevo estado son de origen albano y se calcula que el 70% de la población albanesa son de religión musulmana al igual que la población mayoritaria de Kosovo. Esta histórica 'unión' entre Albania y Kosovo, puede crear antipatías en alguno de los países que forman el Consejo de la UE. Aún así, el principal problema de Albania para entrar en la UE es la estabilización de sus instituciones. Hasta que la corrupción no desaparezca en este país y por tanto, su economía empiece a resurgir, Albania lo tiene difícil. Mucho más, en el contexto internacional de crisis que estamos viviendo. Por lo que, aunque Albania quiera entrar en la UE, parece que tendrá que esperar.