25 de agosto de 2009

Menos motivación, peores resultados

La formula es clara y siempre ha sido así. Cuando a alguien le falta la motivación, sin importar el contexto, los resultados que se obtengan van a ser siempre inferiores a aquellos que se pudieran obtener apreciando lo que uno hace. Sin embargo, en el caso de la enseñanza cabe preguntarnos si a los profesores les falta vocación y no motivación.

Según una encuesta realizada por la OCDE y que encontramos recogida en la página de la Unión Europea, "tres de cada cuatro profesores echan en falta incentivos para mejorar la calidad de sus lecciones, y el mal comportamiento de los alumnos perturba el desarrollo de las clases en tres escuelas de cada cinco". El sondeo es el primero que trata de comparar de forma internacional los entornos de aprendizaje y las condiciones de trabajo del profesorado, para lo que han entrevistado a profesorado y directores de escuelas de 23 países, 15 de la UE.

Además, se puede extraer de dicha encuesta dos interesantes conclusiones:
  1. "Los responsables de política educativa ayudarían mejor a profesores y alumnos si se centraran más en los resultados del aprendizaje que en los planes de estudio"
  2. "En todos los países estudiados parecen sufrir una falta de personal docente cualificado. Pero esta falta de profesorado es muy variable, del 12% en las escuelas de Polonia al 78% en Turquía." Así que ya sabéis, siempre podéis encontrar trabajo como profesor en Turquía.

Por otro lado, hemos descubierto el canal de la OCDE en YouTube, que también está en español. Podéis ver entre otras cosas, un resumen de este informe comparativo a nivel internacional de las condiciones del profesorado.


2 comentarios:

emilio dijo...

Hola Macarena, ¿Ya estás de vuelta? como profesor, me alegra llegar el primero a este comentario. Tú ya sabes lo que pienso sobre este asunto. Para el que no lo sepa, diré que, en líneas generales, estoy de acuerdo con la falta de motivación de un sector del profesorado y la falta de disciplina de un parte de los alumnos.
Dicho esto, se podría matizar: hay muchos profesores que comienzan muy motivados, pero es el propio sistema el que los va poco a poco desmotivando. No sé si queda claro...

Macarena Rodríguez dijo...

Hola Emilio! pues sí de vuelta estoy. Me gusta mucho que hayas comentado el post porque tengo una pregunta: crees que falta vocación? Parece que todos los que acabamos una carrera de letras, hacemos oposiciones para profesor (¿hay alguna otra salida, que sea más o menos segura?). Si deja de ser una profesión vocacional, puede que no haya motivación...