22 de abril de 2010

Así son los belgas o la larga historia de un país inacabado

Después de documentarnos para escribir este artículo, no podemos decir que seamos expertos en la problemática de un país que no acaba de sentirse como tal. Es más, no podemos decir que nadie sea experto ya que sino no encontrarían una solución a esta situación de crisis perpetua. Lo que sí podemos afirmar es que sus ciudadanos se sienten belgas pero que sus políticos no les dejan vivir en paz aunque hayan acabado acostumbrándose a vivir un conflicto continuo. En todo caso, nuestro punto de vista tiene que ser neutral y apoyarse en los hechos, que son básicamente inexistentes y difíciles de entender. De todas formas, os proponemos un breve resumen de lo que creemos que sucede en un país que no acaba de encontrar su centro, ni su lugar, ni su idioma y que a pesar de albergar la mayoría de las instituciones europeas transgrede la máxima de la UE desde hace décadas "Unidos en la diversidad".

No os vamos a contar la historia de este país porque para eso ya tenéis la Wikipedia; pero sí que vamos a mencionar varios hitos importantes. Bélgica es una monarquía fundada en 1830, como no podía ser de otro modo, tras una revolución. Por lo que sus comienzos ya fueron moviditos. Cómo en aquella época se constituía bajo domino lingüístico francés, se instauró esta lengua como el idioma estatal. También porque los que mandaban (es decir la aristocracia) era francesa y sólo ellos tenían derecho al voto, como nos cuentan en este artículo de Le Soir (en francés). Por cierto, que el final de dicho artículo pone los pelos de punta (la traducción es nuestra):

"Ruptura: sucederá. BHV es (con las facilidades) la última batalla de la lucha flamenca por un territorio monolingüe y perfectamente monolingüe. Pero una ruptura sin indemnización es inimaginable - BHV es (con las facilidades), uno de los últimos elementos "porosos" de la frontera lingüística, y la ruptura sin condiciones del distrito, sería visto, desde la parte francesa, cómo el último paso antes de la desintegración del país".

De esta conclusión tan alarmista sacamos el centro de todas las discusiones: el distrito BHV. Se trata de tres comunas/ciudades Bruxelles-Hal-Vilvoorde (de ahí el acrónimo) que se sitúan en territorio flamenco pero en las que predomina una mayoría de francófonos. Esto desde el punto de vista flamenco es algo que "no debería pasar" y desde el punto de vista francófono se trata de un distrito bilingüe por lo que el francés debería ser aceptado. En un país donde votar es obligatorio (es decir, que te multan si no votas) y en donde, al tratarse de un país federalista, cada región tiene sus partidos políticos y por tanto, solo se puede votar de forma regional, el tema del idioma cobra una importancia enorme. Imaginemos un minuto que somos francófonos pero vivimos en Vilvoorde (que está a unos 15 minutos de Bruselas en coche). Si yo quiero votar a un partido político de mi lengua materna, no lo puedo hacer, independientemente de su orientación. Es más, no puedo votar porque al ser francófono solo puedo votar a los partidos de la misma lengua y no se presentan en mi ciudad. ¿Qué hago entonces? ¿mudarme? No te quedará más remedio que aprender flamenco (es muy parecido al holandés).
La última polémica que ha vuelto a levantar los ánimos políticos es el descubrimiento por parte de un reportaje de la cadena flamenca VRT que varias comunas (las comunas son los ayuntamientos de cada barrio, que también tienen su independencia) de alrededor de Bruselas y que se sitúan en territorio flamenco, habrían llegado a acuerdos "informales" con los promotores inmobiliarios. En dichos acuerdos los promotores transmitían la lista de posibles "compradores de casas" a los ayuntamientos. Estas listas se analizaban minuciosamente y si un candidato no habla flamenco y/o no prueba su voluntad de integración (ya me diréis cómo) la venta no se tenía que efectuar. Además, la ley permite en estas comunas la realización de un test de flamenco para ver si se conoce el idioma antes de comprar una casa. Para entenderlo más fácilmente vamos a utilizar un caso más castizo. Imaginemos que un británico se jubila y quiere pasar sus últimos días en España, en una comunidad donde reine el sol la mayor parte del año. Esto es una práctica habitual en nuestro país y supongo que en ningún momento se nos habría ocurrido pedirle al señor británico en cuestión que pase un examen de castellano para evaluar su nivel de integración. Otro ejemplo, si queremos comprarnos una casa en Barcelona pero no somos catalanes, ¿tenemos que pasar un examen de catalán? Esto supondría un escándalo en nuestro país. Lo que sucede en Bélgica es que en realidad hay dos comunidades totalmente diferenciadas debido al federalismo reinante (bueno tres, si incluimos a los germanófonos que son apenas 30.000). Cada región tiene sus propias leyes y si nos ponemos a buscar, cada ayuntamiento su propio régimen jurídico. Bruselas, sin embargo, queda en un régimen especial y bilingüe (flamenco y francés) por el bien de la "perpetuidad" de las instituciones europeas (en donde predomina el inglés, ¿no os parece aún más irónico?). El régimen que impera por tanto actualmente en el distrito BHV es (excepto Bruselas) flamenco pero con condiciones especiales de adaptación para los francófonos (de ahí que el autor del artículo de Le Soir hable de "facilidades").

Volvamos un momento hacia atrás en la historia porque muchos os preguntaréis que hace el rey. Bueno Alberto II está hoy en casa (al menos eso he oído en la radio esta mañana) por si le necesitan durante la nueva crisis institucional, no sea que no lo pillen en el teléfono móvil. Pero salvando esta circunstancia el rey o la monarquía en general es una de las pocas cosas, además de la bandera, que tienen en común las diferentes comunidades lingüísticas. Cómo se cuenta en este artículo de Jean Quatremer, periodista de La Liberation, la monarquía belga comienza en 1831 con Leopoldo de Sajón-Coburgo-Gotha, un príncipe de origen alemán y que además tenía nacionalidad británica. Cuando se instauró los flamencos eran unos grandes defensores de la monarquía porque veían en ella un símbolo para salir de la opresión a la que se sentían sometidos (recordemos que se instauró el francés cómo única lengua del estado). Sin embargo, hoy en día las tornas han cambiado. Aunque se supone que la monarquía tiene que ser bilingüe dicen las "lenguas flamencas" que el rey prefiere hablar francés en la intimidad. Además, acabar con la monarquía supondría acabar con un símbolo de unidad y comenzar la escisión del país. De todos modos, el rey casi no tiene poder pero sí, como acabamos de decir, una importante carga simbólica.

¿Y los belgas que opinan? Después de hablar con algunos (independientemente de que sean flamencos o francófonos) todos se sienten belgas y no quieren una separación. No entienden el problema político que se ha originado y creen que la imagen que se ofrece del país en el exterior es vergonzosa. Por cierto, que aunque Bruselas sea bilingüe la amplia mayoría de la población es francófona y aunque muchos piensen que en Bélgica domina el francés la realidad es que un 70% de la población es flamenca, por lo que el gobierno suele estar dominado por esta población lingüística. También piensan que el problema (que se originó en realidad en 1962 cuando se decidieron tres regiones monolingües: flamenca, valona (francófona) y germanófona y Bruselas con un estatuto especial bilingüe) se solucionaría si se instaurara por ley un bilingüismo generalizado en donde todo el mundo pudiera votar a quien le diera la gana y comprarse una casa en la lengua que más le apetezca. Esta solución es hoy por hoy utópica pues este bilingüismo supondría para los flamencos una perdida de su autonomía ganada con los años (más comunas serían "invadidas" por los francófonos). Además, ¿podemos realmente creer que las dos mitades se pongan a aprender otro idioma y se conviertan en bilingües de la noche a la mañana? Una vez más el futuro está en manos de los políticos que decidirán que educación seguirán los jóvenes del mañana. Por el momento, a nuestros ojos Bélgica seguirá siendo un estado contradictorio que alberga las instituciones europeas sin saber exactamente que quiere decir ser europeo, "unidos en la diversidad".

P.S. Este artículo está escrito desde un punto de vista personal el de de una española que vive en Bruselas y que habla francés pero no flamenco. Si alguien cree que la información es errónea o que puede comentar ciertos aspectos del mismo, que deje un comentario y ¡qué comience el debate!
Actualización: Ayer, 22 de abril, Yves Leterme, primer ministro presentó la dimisión de su gobierno al rey Alberto II, y este la rechazó puesto que considera que hay que intentar llegar a un acuerdo a través de consultas con el resto de los partidos políticos. Recordemos que Leterme pertenece al grupo de liberales flamencos.

19 comentarios:

Bernardo dijo...

Muy interesante, Macarena.
Mi experiencia trabajando con Belgas me resultó muy sorprendente. Yo llegaba hablando francés y me creía que iba a integrarme sin problemas y resulta que la mayoría de las reuniones y comunicaciones se hacen en inglés, pese a que la empresa (Total) tenía su sede principal en París.
Más extraño me resultó comprobar las dificultades de muchos flamencos para hablar en francés.
Tengo una amiga belga, que habla 7 idiomas, y vive en Bruselas, y que se siente horrorizada por el provincianismo intolerante que muestran los flamencos.
Por cierto, un pequeño detalle, en el párrafo quinto se ha deslizado un error de tecleo y has puesto "germanófobos" donde querías decir "germanófonos"

Macarena Rodríguez dijo...

Creo que en Bélgica siempre hay dos temas de conversación: los idiomas y el tiempo. Pero mis experiencias son similares a las que cuentas. De hecho, yo trabajo principalmente en inglés aunque viva en Bruselas.
Ps. El desliz lingüístico ya está solucionado. Lo que puede originar una simple letra!

romerov dijo...

Hola, Macarena.

He leído con interés el artículo y se me han ocurrido comentarios y precisiones conforme iba leyendo. Trataré de ir añadiéndolos en los próximos días para alimentar el debate.

Tras una lectura rápida del artículo, la sensación general que me queda es que la culpa de la situación en Bélgica es de los flamencos.
Creo que la realidad es más compleja y que la responsabilidad es compartida entre todos.
Los flamencos han sido más exigentes en sus reivindicaciones en los últimos tiempos. Pero también son los que más se han esforzado por aprender el otro idioma. Ésa es mi experiencia después de unos años en Bruselas. En general, los flamencos a los que he conocido hablaban francés desde un nivel muy alto a uno básico, pero normalmente suficiente para mantener una conversación y hacerse entender. Los francófonos que he conocido, exceptuando los de mi curso de flamenco, raramente hablaban flamenco.

Como digo, es sólo la impresión por la experiencia que he tenido yo.

Añado más comentarios próximamente.
Gracias.

Macarena Rodríguez dijo...

Cierto! sabía que iba a tener este comentario. En mi opinión, la culpa no es de los flamencos, es de los políticos flamencos (solo hay que ver lo que ocurrió ayer con la ultraderecha). Y sí, hay flamencos que hablan francés pero son aquellos que viven o van a trabajar en Bruselas. Vuelvo a repetir, el problema no es que unos hablen más o menos el idioma del otro, el problema es que no dejen que existan comunas (incluida toda Bruselas) que sean francófonas. A mi no me gustaría que de pronto la administración en Bruselas me hablara sólo en flamenco... sobre todo cuando más del 60% de la población no lo son. Cuando los flamencos acepten "la invasión francófona" en su territorio, y les den las facilidades que piden probablemente se solucionen las cosas, pero no quieren.

pedro dijo...

Hola!
Soy un español que lleva viviendo en Bélgica tanto tiempo que ya es medio belga (llevo 18 años y con mujer belga...), y el artículo me ha parecido muy acertado.

Es muy interesante vivir aquí, te ayuda a minimizar las "enemistades regionales" que puede haber en España. Bélgica esta de facto ya separada, completamente. El conocimiento de la otra lengua es muy muy escaso y ya no hablemos de bilinguismo (contrariamente a lo que puede suceder en España). La separacióon cultural es total, cada region es impermeable (o casi) a los libros, discos o presentadores del telediario de la otra región. Y aunque todo eso parezaca alarmante, lo extraño y de hecho atractivo de este país, es que no hay enemistad popular alguna (al contrario de lo que puede suceder en España). Flamencos y valones conviven (a menudo en inglés), colaboran y el entendimiento es totalmente cordial. Vamos, que el problema (o por lo menos la tensión), para la mayoría de belgas como has subrayado, es un mayoritariamente político.

Ultimo detalle, como bien dices Bélgica ha tenido un pasado marcadamente francófono, sobre todo en la alta burguesía y ámbitos políticos y demás élites. Muchos dicen que mucha de la intolerancia de los (partidos separatistas y extremistas) flamencos viene de un espíritu de revanchismo ligado a ese pasado. Algo así como heridas del pasado que por muy lejos que quede no han acabado de cicatrizar convenientemente (como sucede en España).
Un saludo.
Pedro

romerov dijo...

Hola, de nuevo.

Macarena, creo sinceramente que abordar un tema tan complicado habiendo decidido con antelación quien es el culpable, limita bastante para hacer un buen análisis.

Sinceramente, no entiendo como puedes llegar a plantear en un comentario que en Bruselas la administración utilizara solo el flamenco cuando el carácter bilingüe de Bruselas está aceptado por todo el mundo. Incluso por todos los partidos políticos.

Cada uno de nosotros ha vivido unas experiencias personales distintas desde nuestra llegada a Bélgica. En mi caso, he vivido siempre en Bruselas aunque he conocido belgas de las 3 regiones y las 3 comunidades lingüísticas.

Coincido con Pedro en que las dos comunidades lingüísticas están muy separadas, siendo Bruselas la excepción. Y también en que hay una diferencia grande entre las peleas de los políticos y el día a día de la gente de a pie. Yo he visto posiciones muy radicales en algunos políticos flamencos y también exabruptos increíbles en algún político francófono. En una situación en la que debería primar la prudencia y la cordura, hay muchos que no están dando la talla.

En el tema del BHV, hay posiciones encontradas desde el punto de vista político pero se parte de una decisión jurídica: el tribunal constitucional decidió hace unos años que el distrito electoral BHV es inconstitucional.

Ahora, los políticos deben encontrar una solución pero la discusión no está entre si se deja el BHV como está o si se divide. Mantener la situación actual del BHV es ilegal según los jueces.
El foco de la discusión es qué compensaciones se dan a los francófonos por la división del BHV, que no se puede evitar.

Si se cree que la actual división fue decidida en el pasado y la situación actual la ha superado, la otra sería cambiar la constitución para adaptarla a la actualidad y que el BHV fuera legal, pero no creo que eso sea factible actualmente.

En todo caso, son muchos temas entremezclados que abren la posibilidad del debate, por supuesto.

Macarena Rodríguez dijo...

Interesante... el bilingüísmo está aceptado pero no practicado, solo por las administraciones pero cuántos son bilingües en Bruselas? Cómo afecta el "problema a BHV" a los extranjeros que vivimos aquí?

Jorge Juan Morante dijo...

Estoy de acuerdo contigo Macarena, Me parece absurdo ese sistema alectoral actual de belgica que dividió en dos todos los partidos belgas, tampoco eniendo porque un belga francofono, que viva en la zona flamenca, tampoco entiendo que todos los habitantes tengan que decidir solo entre los partidos de la comunidad lingüistica de su zona.

romerov dijo...

No es que el bilingüismo sea aceptado pero no practicado.

Respecto de las lenguas, se diferencia entre las lenguas oficiales y el bilingüismo.

En Bélgica hay tres lenguas oficiales (francés, neerlandés y alemán) pero sólo una región bilingüe (Bruselas). El bilingüismo en Bruselas, al menos a nivel de instituciones públicas, funciona muy bien.

Yo también tengo mis dudas sobre si el sistema electoral (y de división de los partidos por criterios lingüísticos) implantado en Bélgica es el mejor.

PabloElFlamenco dijo...

¡Hombre! Ya ves mi apodo... Soy Belga, Flamenco, a menudo me pongo flamenco (parece que hemos algo en Andalucía aunque me terroriza el toro sino tinto en mi copita) de madre francohablante, de padre flamenco, mi mujer francohablante, yo de cultúra parcialmente yanqui, con chicos (uno con nombre arabe) hablando tres idiomas cada uno y yo cinco. Hablo cada día francés, con mi mujer (con los chicos flamenco), el Bruselas -casi siempre- pero aqui, en las afueras de la ciudad capital: no. Punto final. No queremos que se hunde nuestra cultúra, no aceptamos esa gente diciendo que no es un idioma nuestra lenguaje, que somos bárbaros, etc. etc. Se trata, en gran parte, de un problema psicológico, de una "mentalidad de asedio". ¿Quires concocer a la verda? Soy harto, tan harto de esa situación "política" (no es verdad que tienen, a ellos solos, los políticos la responsabilidad). Hemos que alcanzar un grado de aceptación "relevante" del otro. Que quieres, el pais se ha hecho de manera artificial en el 1830, antes eramos, nosotros, Austriacos y Españoles, Germanos, Romanos, y se trata de una mentira intelectual, social y cultural, hacer como solomente era Francia nuesto alma mater. No era. Verdad, el nacionalismo...no va ninguna parte.
Gracias Macarena, hubo querido escibir de manera más estructurada, pero pertiene a la rapidez del "blog" brotar las cosas directo de la mano.

PabloElFlamenco dijo...

Escribí (yo) "Verdad, el nacionalismo...no va (a) ninguna parte".

Leí, otra vez, mí comentario y no queda muy clara esa frase. El nacionalismo, que séa Franco- (hehe), Flamenco- y/o otro, no va a ninguna parte. Después de los acontecimientos políticos Belgas recientes, siempre teniendo en vista la Europa (y el mundo) en general, pienso sinceramente que es mejor tener nuevos elecciones. Hemos que acabar con la vuelta sín fin de los partidos de la coalicion actual. Hay peligro, por cierto, ya que no conocemos, por esas partes, ni forma de "bandolerismo" ni de hipotéticas "sublevaciones". Pero, al final, es mejor otra vez aliñarse con las nuevas lineas políticas de los elecctiones -populares- de junio 2010. ¡Ojala! que otra vez podriamos hacer "compromisos" (la palabra en el sentido frances y español). Por cierto que no puede "triunfar" (mira...el vocabulario de los años 1.930) "la máxima razon." Hemos, otra vez, de conciliarse. Y yo, personalmente, hay que ... tener en cuenta mis varias cultúras, en harmonía. Es mejor. Muy en serio: el verdadero pais inacabado se llama ...Europa.

RENE dijo...

Como introducción: Soy nativo de Bruselas, flamenco de padres flamencos. He vivido 36 años en Bruselas y alrededores, y desde hace casi 39 en España, concretamente en el País Pasco. Hablo y escribo en el neerlandés, el francés, español e inglés, y me quedan restos de del alemán. He tenido la nacionalidad belga y después, hasta ahora, la española, porque no había posibilidad de tener la doble nacionalidad. ¿Me falta algo más para ser europeo?
Sigo bastante tus estupendos artículos en tu blog, Macarena, sin embargo después de leer tu artículo, me siento obligado de hacer algunas puntualizaciones.
Dices que te has documentado, pero según constato solo mencionas un periódico francófono, Le Soir. Yo leo con frecuencia los periódicos belgas, de ambas lenguas, De Standaard y La Libre Belgique. Es lo que hay que hacer para poder juzgar con objetividad.
El Wikipedia da la historia en forma muy condensada. Además he observado que hay más de una Wikipedia, según la lengua en la que está escrito. Porque los “historiadores” son diferentes... De esto puedo dar ejemplos.
Otra puntualización importante. Dices “el flamenco es muy parecido al holandés”. No es muy parecido, es lo mismo. La lengua oficial de ambos es el neerlandés. Entre flamencos (6 millones) y “holandeses” (16,5 millones) suman 22,5 millones. Por lo tanto no es una lengua minoritaria, como para no tener su importancia. (Aunque todas las lenguas minoritarias son importantes: pregúntaselo a los vascos, catalanes, gallegos, valencianos)
El distrito electoral BHV (Brussel-Halle-Vilvoorde) se instauró en 1963. En el 2003 el Tribunal Constitucional lo declaro inconstitucional por ser discriminatorio, entre otras cosa porque los candidatos a las elecciones en la provincia del Brabante Flamenco están tratados de forma discriminatoria con respecto a todas las demás provincias de Bélgica, porque los candidatos flamencos en BHV deben entrar en competición con candidatos de fuera de la provincia del Brabante Flamenco: Bruselas. Según el Tribunal Constitucional todos los distritos electorales debían establecerse con los mismos criterios para el 18 de mayo de 2007. Como no se cumplió, ya ha habido elecciones no legales desde entonces. Una situación anómala.
Citas Le Soir que dice “BHV es (con las facilidades) la última batalla de la lucha flamenca por un territorio monolingüe y perfectamente monolingüe”. Pero se olvidan de decir que el Brabante Valón y toda Valonia son monolingües, y que para los flamencos en las provincias valonas no hay “facilidades”. Dices que en Vilvoorde, una ciudad flamenca, no es justo no poder votar a un partido francés. En ninguna ciudad valona aunque esté cerca de la frontera lingüística no está permitido tener listas flamencas. Los flamencos que han ido a vivir en país valón se han integrado. Muchos francófonos no se han integrado en país flamenco. Hay excepciones, como Yves Leterme. Y no es liberal, como dices, Macarena. Es del CD&V (democristiano). Liberal era el anterior primer ministro, Verhofstadt. Los liberales son los que han provocado la caída del gobierno de Leterme por no querer prolongar las negociaciones sobre la cuestión BHV.
Yo he oído algunas quejas de españoles de que en Flandes no les querían contestar en francés. Yo les pregunto, ¿Por qué en francés? ¿Acaso cuando un flamenco va a Valonia le contestan en neerlandés? Es que en un país bilingüe hay que practicar la reprocidad lingüística. Si no existe, no hay igualdad.
Dices “Bélgica seguirá siendo un estado contradictorio que alberga las instituciones europeas sin saber exactamente qué quiere decir ser europeo ". Querida Macarena, creo que los belgas no tienen que recibir lecciones de europeidad de otros países europeos, que han estado contra la Constitución Europea, que no han adoptado el Euro, que han estado con Bush a espaldas de Europa, etc. Los belgas son cofundadores e inspiradores de la Unión Europa, que nació del Benelux.
Podría llenar muchos folios sobre el tema, Google no me deja espacio.

Macarena Rodríguez dijo...

Hola Pedro!
Gracias por tu comentario, desde luego estoy de acuerdo en dos cosas: para la construcción europea los nacionalismos "salvajes" no son buenos y el país inacabado... es Europa. Qué razón tienes.
René, perdona si te he ofendido con el artículo. No puedo leer flamenco pero si tengo amigos que son flamencos. Quizás no tenía que haber tomado una postura tan radical pero me parece muy antieuropeo lo de los alcaldes de las comunas que habían pactado con los constructores... Eso también pasa en Valonia? El caso es que siempre se oye del otro lado... Creo que el problema no son flamencos ni valones ni bruselenses, son TODOS los políticos que hay! Cómo es posible un país pase tanto tiempo en una crisis institucional?

RENE dijo...

Macarena, no me has ofendido, solo pido objetividad. Cuando uno escribe en internet, tiene esta responsabilidad. A mí y a muchos otros flamencos me ha molestado lo del pacto con constructores. Pero no son tantos los alcaldes. He visto por internet el debate entre dos alcaldes flamencos, el de Vilvoorde y el de Halle. Uno pactó con los constructores y el otro manifiestamente estaba en contra. Esta actitud no es justificable aunque hay que comprender que sigue habiendo bastantes francófonos que van a vivir en municipios flamencos con arrogancia. Lo han demostrado algunos alcaldes francófonos en municipios del país flamenco que sacaban documentos unilingües en francés y por esto el gobierno belga no ha querido formalizar su nombramiento.
Yo estoy por una Bélgica trilingüe. Neerlandés, francés e inglés. Por pura mayoría democrática (60 contra 40) la lengua principal del país debería ser el neerlandés, como en España es el español. Por esto los flamencos tienen todo el derecho que como mínimo el neerlandés tenga la misma consideración por parte de los francófonos que el francés por parte de los flamencos. Pero yo sigo notando que muchos francófonos no están por la labor aunque vayan a vivir en Flandes. Un ejemplo triste fue la separación en dos de la Universidad de Lovaina (He tenido amigos catedráticos en las dos). Antes eran las dos lenguas oficiales en toda Bélgica. Si ya no es así, y la culpa no ha sido de los flamencos, que siempre han estado más dispuestos a aprender el francés que los francófonos el neerlandés.
No creo que la mayoría de los francófonos ni de los flamencos tengan ganas de que se rompa Bélgica. La más desfavorecida sería Valonia y también Bruselas, que perdería la capitalidad flamenca (no hay que olvidarlo) y quedaría como una isla encorsetada en Flandes. Podría poner en peligro su capitalidad europea. Lo que hace falta es buena voluntad y respeto mutuo. Hasta ahora todo se ha hecho sin violencia. Que sigan negociando pacíficamente.
No quiero extenderme más, solo dar algunas referencias de alguno de mis blogs:
Sobre el problema: http://marismeno.blogspot.com/2008/08/se-romper-blgica-se-acabar-el-lema.html, y http://marismeno.blogspot.com/2010/04/el-problema-que-ocupa-y-preocupa-los.html
Sobre la monarquía: http://marismeno.blogspot.com/2010/03/los-belgas-opinan-sobre-su-monarquia.html, y http://marismeno.blogspot.com/2008/07/la-memoria-de-balduino-i-testigo-de.html
Sobre Van Rompuy: http://marismeno.blogspot.com/2009/11/el-nuevo-presidente-de-la-ue-herman-van.html
Sobre las versiones de las Wikipedias: http://marismeno.blogspot.com/2007/10/hoy-hace-500-aos-que-naci-el-duque-de.html
Y sobre la democracia y los políticos: http://marismeno.blogspot.com/2006/10/democracia-donde-estas.html

Macarena Rodríguez dijo...

Rene, gracias por los links, muy útiles!. Solo una puntualización: creo que los bloggers debemos y podemos opinar con más libertad que los periodistas por lo que tu llamas objetividad puede ser para mi subjetivo. Creo que las fuentes han sido verificadas y que los datos que he dado (salvo alguna modificación que agradezco en vuestros comentarios) son acertados. Simplemente, no estás de acuerdo con mi opinión. Pero una opinión siempre es subjetiva. Cuando escribes en Internet, tienes una responsabilidad pero no tienes por qué ser objetivo. Sólo los periodistas y las páginas oficiales. Aún así, creo tus comentarios son bienvenidos y en su mayoría acercados aunque no comparta una minoría de los mismos.

RENE dijo...

Macarena, me extraña que me digas “Pero una opinión siempre es subjetiva. Cuando escribes en Internet, tienes una responsabilidad pero no tienes por qué ser objetivo. Sólo los periodistas y las páginas oficiales”, cuando en tu perfil dices “Soy periodista especialista en asuntos europeos”. La RAE define subjetivo como “Perteneciente o relativo a nuestro modo de pensar o de sentir, y no al objeto en sí mismo”. Es decir que si eres subjetivo puedes emitir opiniones no fundadas, no argumentadas (sin argumentos objetivos), no basadas en datos contratables. Dar su opinión no quiere decir ser subjetivo. Puede haber opiniones opuestas, es totalmente posible, sin ser subjetivas. Porque si son subjetivas, por definición no tienen que ver necesariamente con la realidad, solo con sentimientos o nuestro modo de pensar. Un profesional no puede ser subjetivo en su profesión, pero sí puede y debe dar su opinión. Lo hacen los científicos, los médicos, los ingenieros, y también los buenos periodistas, y si no, no pueden presumir de buenos profesionales. Yo hasta ahora creía, después de analizar tu blog, que eras una periodista profesional, y por esto había enlazado “La Oreja de Europa” no solo en mi blog personal, sino también en el blog oficial de la Fundación Novia Salcedo (http://amigosnsf.blogspot.com/), del que soy el administrador y redactor. En estos blogs no me gusta que figuren blogs con opiniones subjetivas y de cualquier persona. Quisiera que me aclares mejor tu punto de vista.

Macarena Rodríguez dijo...

Soy periodista pero nunca he trabajado como tal (no he tenido esa suerte, René). Aquí soy bloguera. La oreja es un espacio de debate y discusión no un medio de comunicación. Si quieres puedes desenlazarlo porque yo creo que en un blog no puedes ser objetivo. Para eso están los medios y las instituciones!. Recuerda que esto es mi blog personal que realizo sin ningún ánimo de lucro y como hobby. Intento ayudar a comprender Europa pero de vez en cuando, también hago artículos de opinión. No represento a ningún medio ni institución, no gano dinero haciéndolo y lo hago en mi tiempo libre. Lo bueno es ser mi propia editora y jefa. Yo entiendo que no compartamos el mismo punto de vista y por tanto, puedes quitar mi blog de la página que dices si así lo deseas. Aunque creo que hay otros 300 artículos en el mismo que pueden ayudar a los ciudadanos, este en concreto está basado en mi opinión personal. Siento mucho que te moleste lo escrito anteriormente, pero eso para mi es debatir opiniones que se pueden compartir o no. Este blog es el de una chica europeista que intenta ayudar pero que también da su punto de vista.

Macarena Rodríguez dijo...

Ps. René, hay muchos periodistas que no son objetivos. Sino, no asociaríamos ciertos periódicos a ciertos partidos políticos. Por eso la misma noticia puede no ser igual en un periódico o en otro.

PabloElFlamenco dijo...

..ya ves, Macarena, que cuando uno se pone el dedo en el agujero...¡se lo pierde! Ya hay algúna evolución en mi relación con España y sus habitantes, pero hace unos años, yo jamás me attrevía a hacer ni la mínima observación sobre la guerra civil española, sobre asuntos de las regiones, o sobre la tauromaquia. Me acuerdo, hace dos o tres años, cuando Yves Leterme hice una de sus repuestas "atravéses", diciendo que "quizá no tienen los francohablantes bastantes aptitudes intelectuales para aprender neerlandés" (yo entiendo muy bien su razonamiento, era un "juego de palabras", "une boutade"), hizo yo una busqueda a traves la red para leer los comentarios internacionales, especialmente españoles. Y es tán emblemático que, por ejemplo, "La Voz de Galicia" (sí, ¡leo el Gallego! ..y bastante bien) sencillamente había reproducido case textualmente los comentarios de "Le Soir", diario muy de Bruselas francohablante, "MR" y Cia. Algo como se dice en flamanco: "ir a comulgar con el diablo". Por eso, a menudo, nosotros Flamencos tenemos ciertas frustraciones. La taréa de periodista...difícilisimo, y de responsabilidad enorme.