6 de febrero de 2012

Los daneses traen las tablets a las reuniones del Consejo de la UE

La presidencia danesa del Consejo de la Unión Europea quiere ser una presidencia innovadora. Para ello, no solo utiliza las redes sociales (son muy activos en Twitter por ejemplo) como ya empezaran los suecos durante su presidencia (y desgraciadamente no siguieran los españoles ni polacos pero sí los húngaros) sino que además quiere que la renovación también venga desde dentro. Por este motivo, en la reunión del Consejo informal de Competencia celebrada el pasado 3 de febrero, los representantes de los Estados miembros trabajaron en diferentes talleres (workshops) con tablets. De esta forma, no solo innovaron sino que además como ellos mismos afirman en uno de sus "tweets" lanzados durante la reunión, "no se ve demasiado papel en una reunión del Consejo". De esta forma también cumplen con uno de los puntos principales de su programa para la presidencia del Consejo que ejercerán hasta julio de 2012, la lucha contra el cambio y climático y el aprovechamiento de los recursos medioambientales para salir de la crisis económica.
En el Twitter de la Presidencia danesa, foto en la que se ve a los representantes de los Estados miembros trabajando con tablets
Esta claro que mejor dos por uno: innovación y respeto al medio ambiente. Los daneses parece que han cumplido con lo anunciado el pasado día dos de febrero (la noticia original está en inglés), en la que nos publicaban que la reunión informal del Consejo de Competitividad que se centraría en el fortalecimiento de Mercado Único Digital, no tendría nada de tradicional. Anunciaban entonces que "en comparación con la tradicional reunión ministerial de la UE, el formato de esta reunión será muy diferente. La ambición es crear un marco y un proceso para la reunión que convierta los debates políticos relativamente abstractos sobre las normativas de la UE en algo concreto, visible e inmediato para la toma de decisiones". 

Así la organización de la reunión contó con cuatro ejes centrales que marcaban la diferencia con cualquier reunión organizada en el Consejo hasta el momento:
  • Agenda digital, taller digital: en lugar de hacer una reunión donde uno hable y 26 escuchen, en esta ocasión los ministros se han dividido en grupos donde han podido debatir con más facilidad ayudados además por tablets en los que tenían incluido todo el material para la reunión, como por ejemplo el orden del día. 
  • Centrarse en el usuario final: según la presidencia danesa, la reunión del Consejo consiste en dar a los consumidores y a las empresas europeas opciones más fáciles y seguras para el comercio digital. Por lo que han realizado un total de seis cortometrajes con historias de casos reales en la UE que ilustran el potencial específico y las barreras al mercado único digital (una única pega a esta gran idea es la falta de subtítulos en los 23 idiomas oficiales de la UE).
  • Visualización: 27 estudiantes de la Escuela Danesa de Diseño han trabajado con formas innovadoras de ilustrar la gran cantidad de datos cuantitativos abstractos sobre el Mercado Único Digital de la UE y se han expuesto finalmente en el lugar de celebración de la reunión 3 de estas obras.
  • Una experiencia total: No se puede ir a una reunión sin que el país anfitrión muestre a los participantes las virtudes del mismo y eso es lo que han intentado los daneses, mostrando a los representantes de los demás países la buena comida y la cultura de su país. A esto lo llaman "vivir la experiencia total de una reunión".
Está claro que no ha sido una reunión tradicional. Lo que no sabemos aún es si ha sido más productiva, que al final es de lo que se trata, de que se impulse el Mercado Único Digital para hacer la vida más fácil a consumidores y empresas. Si se consigue con este tipo de iniciativas este objetivo, mejor que mejor. Al menos por el momento aseguramos que son más ecológicas. 

¿Qué opinión os merece a vosotros? ¿Reuniones al estilo tradicional o al estilo danés?

3 comentarios:

Jesús Romero dijo...

Encantado con la presidencia danesa y con ganas de que logren conseguir los objetivos que se han propuesto. Sólo hay una cosa que no me encaja bien: no sé hasta qué punto el proceso de fabricación y los componentes de una tablet de esas serán menos contaminantes que el papel. Si usan tablets, enhorabuena, pero no me convence del todo la razón ecológica. Que alguien me convenza, por favor.

Macarena Rodríguez dijo...

Gracias Jesús por tu comentario. Yo, personalmente lo considero una evolución positiva. Quizás un día lleguemos a la solución aún más ecológica de no tener que celebrar estas reuniones y evitarnos a los contribuyentes el gasto ecológico-económico de los viajes de los ministros. Quizás algún día, se utilicen las nuevas tecnologías (video-conferencias, por ejemplo) para evitar estos gastos. Pero hasta entonces, estos pequeños pasos pueden hacer la vida más fácil a todos. Un ejemplo, mejor lavar a mano o a máquina? No vamos a volver a fregar a mano o lavavajillas? Está demostrado que el ahorro de agua de un lavavajillas es enorme y ecológicamente hablando, más eficiente. Nadie se plantea, por tanto, los costes ecológicos de las piezas que componen un lavavajillas. Pero como digo, todo está por estudiar y aún es muy pronto para sacar conclusiones.

Jesús Romero dijo...

Muchas gracias por la aclaración. Y felicidades por tu blog, lo sigo a menudo y no dudo en recomendarlo. Saludos.