18 de noviembre de 2013

That´s rubbish!

Seguro que muchos españoles se han sentido atraídos por el morbo de este titular. ¿Qué puede ser para La Oreja de Europa tan despreciable como para decir que es basura? En realidad, nada. Simplemente, quería ejemplificar lo que puede generar un titular de tal calibre: expectación. Esto es lo que buscaba el Portavoz de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud de la ComisiónEuropea, el británico Dennis Abbott cuando se dirigió a un periodista para comentar lo que se deducía del comunicado de prensa publicado por el Ministerio español de Educación sobre el próximo programa “Erasmus +”, es decir, sobre el supuesto recorte en el presupuesto que generaría que menos españoles disfrutaran de las becas Erasmus. Pero no solo consiguió expectación… Con su rotunda “That´s rubbish!” los periodistas españoles vieron un titular fácil. “Eso es basura”, tradujeron la mayoría y el portavoz no solo consiguió el objetivo perseguido sino que además se pudo comprobar que el ministro de Educación, Ignacio Wert, se mostraba incrédulo ante tal afirmación realizada por el portavoz. Por supuesto, lo escuchaba de boca de los periodistas españoles que ya le daban la afirmación traducida.
Más tarde, durante el día, Mr Abbott no rectifica sino que, a través de Twitter,ofrece un nuevo significado a la palabra “rubbish” que al parecer, nadie se había molestado en comprobar, esto es “sinsentido”. Por tanto, lo que pretendía decir el portavoz de la Comisión Europea era que el comunicado del Ministerio no tenía sentido, pero no que fuera “una mierda”, perdonen mi lenguaje.

Una vez más podemos pensar que la culpa de todo este embrollo no solo la tienen los políticos que no comprueban lo que dicen antes de criticar lo que viene de las instituciones europeas, en este caso el programa Erasmus +. También podemos atribuir el fallo al bajo nivel de inglés de muchos periodistas españoles que realizaron un traducción no acertada. Pero aquí expongo una teoría más. Quizás también un poquito de culpa de tal embrollo y pérdida de tiempo por una sola palabra (en lugar de centrarnos en lo importante del asunto, en mi opinión, los criterios que cada país fija para otorgar las becas Erasmus), la tiene la Comisión Europea. El hecho de que cada vez más se generalice el inglés como su lengua interna casi única de trabajo no significa que los casi 500 millones de europeos tengan un inglés británico perfecto. Una vez más, la Comisión Europea no comprende que el inglés que tiene que utilizar es un inglés europeizado y que lo que tiene que hacer es comunicados comprensibles, evitando este tipo de confusiones y explicando qué es cada cosa de la que habla. Moderar el lenguaje, en el sentido de hacerlo comprensible para conseguir una Europa más cercana al ciudadano.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta entrada de tu blog, que me ha interesado mucho, me recuerda a un artículo que apareció en Junio pasado en la voz de Galicia http://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2013/06/15/bruselas-aclara-madera-waterproof/0003_201306G15P37993.htm
y que reproducimos en nuestro FACEBOOK "CIUDADANOS EUROPEOS" con el titulo EUROPA: LOST IN TRANSLATION?
¿NOS PERDEREMOS LOS EUROPEOS EN LAS TRADUCCIONES?.
En este caso el tema a disputa no era la basura sino el waterprof, que se tradujo por impermeable, en lugar de resistente al agua, causando bastantes problemas.

Como dices es necesario EUROPEIZAR (homogeneizar) el inglés.

Un saludo:

Loreto Madrigal
ED RURAL CASTILLA Y LEÓN

Macarena Rodríguez dijo...

Muy buen ejemplo Loreto. Otro ejemplo de cómo se hacen difíciles las cosas cuando se pueden hacer fáciles.